La mudanza a Matria

Estas últimas dos semanas hemos trasladado los almácigos a Matria; nosotros y los almácigos hemos estado adaptándonos tanto a los efectos del intenso sol que irradia dentro de la casona sin techo, como a las rutas que trazan las sombras.  La sombra es como un organismo en sí, me parece – transformándose, trepándose y floreciendo a lo largo de las superficies de nuestro recinto de cantera verde. . .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *