Cosecha

Hace casi un mes Matria empezó a regalarnos sus delicias: primero la arugula, y luego la albahaca con sus hojas aromáticas y abundantes. De repente se tuvo que cosechar la lechuga antes de que se alzara su tallo y se amargara (¡confieso que algunas se nos escaparon y se amargaron un poquito!). Hemos también cosechado calabaza italiana (zucchini), salvia, rábano, hoja de quintonil, orégano, verdolaga, pepino… y las flores de girasol y zinnia ya están atrayendo a los polinizadores.

A pesar de que se han producido varias calabazas italianas grandes y exquisitas, también nos ha tocado algunas pequeñitas que no lograron desarrollarse, pues se ponen amarillas y se mueren – parece que no se están polinizando estas flores. Las calabazas italianas poseen las flores femeninas y masculinas por separado, y dependen de los animalitos para catalizar la magia. Hemos visto hormigas amigables que han estado trasladando el polen entre las flores, pero parece que no ha funcionado en todos los casos. Así que experimentaremos con polinización a mano.

¿A dónde van los productos de la cosecha? – te preguntarás. Por ahora nos han servido como una forma ideal de agradecer a nuestros donantes, colaboradores y voluntarios. Pero también hay muchos visitantes que han tenido la suerte de llevarse sus productos orgánicos de Matria. Seguimos en la elaboración de un plan de cosecha con unas escuelas oriundas, pero mientras tanto, date la vuelta por el huerto, a ver si te toca un poco de comida o medicina vegetal…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *